Online resources in Spanish

As we have constantly said in other posts, learning a language is not only about learning vocabulary by heart or repeating the same grammar exercises. You can also practice your language skill using other means.

In this post, we created a list of some resources with content in Spanish which you may find useful:

Aprender vocabulario jugando

A la hora de aprender un idioma siempre hay una parte del aprendizaje que se nos “atraganta” más de lo que debería y no nos permite avanzar. Nos aburre repetir los mismos ejercicios una y otra vez, y eso nos frustra hasta el punto de que muchos abandonan en este momento. Hay una forma de evitarlo: jugando.

Y si el juego tiene algo de competición sana, mucho mejor, así tendrás otra motivación para seguir intentándolo y pasarás un buen rato con otras personas mientras practicas inglés.

Estos son algunos de los juegos que yo he utilizado en mis clases:

  • ¿Quién es quién?: este mítico juego de mesa es perfecto para aquellos que están iniciando su aprendizaje. Con este juego se practican las preguntas y respuestas en el presente simple, así como vocabulario básico para describir. Intenta jugar con alguien que tenga un nivel más alto de inglés, para que te pueda corregir si cometes errores. Y al final, de tanto repetir las mismas construcciones, te saldrán natural cuando te sueltes a hablar inglés.
  • Tabú: ¿Os resulta familiar esa situación en la que te falta una palabra y no encuentras la forma de definirla? El tabú es perfecto para aprender a salir airoso de esa situación, además de ir practicando construcciones que usarías en tu día a día.

Yo suelo utilizar el tabú para machacar un campo semántico en concreto, en muchas ocasiones, relacionado con el trabajo de mis alumnos para que puedan comenzar a manejarse en su propio campo, pero también sirve con cualquier tema (se pueden encontrar fácilmente fichas en inglés en internet o puedes hacerlas tú mismo).

  • Palabras encadenadas: con este juego ganarás rapidez a la hora de buscar el léxico. Cuanto más juegues, más fácil te resultará encontrar la palabra adecuada, y más vocabulario acumularás.
  • ¿Quién soy?: todos los participantes llevan un papel en la frente que los demás hayan elegido y cada uno de ellos intentará adivinar qué pone haciendo preguntas. Es perfecto para ganar fluidez con el presente simple, aunque también puedes hacer otras versiones con las que puedes practicar otros tiempos verbales. Por ejemplo, usando personajes históricos, para que las preguntas siempre sean en pasado.
  • Gallinita ciega: con distintas variantes de la gallinita ciega podemos practicar cómo dar y recibir direcciones. Por ejemplo, uno de los jugadores tiene los ojos vendados y tiene que hacer un recorrido con obstáculos mientras que otro jugador le va guiando sin tocarle, solo dándole instrucciones como “gira a la izquierda”, “da dos pasos hacia la derecha”, etc.
  • Scrabble: Si todavía luchas con la ortografía en inglés, el Scrabble es tu juego. Te ayudará a repasar vocabulario que ya conoces, aprender el que tu contrincante utiliza, y corregir el temido spelling en inglés.
  • Veo, veo: o lo que en inglés sería “I spy, with my little eye, something beginning with…”. También para estudiantes en un nivel inicial que quieren practicar el presente simple a la vez que aprenden vocabulario. ¿Quieres decir algo, pero no conoces su nombre en inglés? Búscalo en el diccionario y ya habrás aprendido una palabra nueva.
  • Pictionary. Aprende vocabulario mientras practicas las preguntas. Te aconsejo jugar a una versión más lenta de este juego para que te dé tiempo a formular una pregunta en vez de decir solamente el nombre de lo que crees que significa el dibujo. De esta forma conseguirás aprender bien cómo es la estructura de las preguntas en inglés.
  • Un, dos, tres… responda otra vez. Hasta los más jóvenes conocen aquel famoso programa de la televisión española cuya base podemos utilizar para aprender nuevo vocabulario o afianzar el que ya hemos aprendido. Consiste en decir una lista de palabras dentro de un campo semántico hasta que uno de los participantes repita un término o no sepa ninguno más.
  • Bingo: el juego por excelencia para practicar los números. Utiliza solo números del 1 al 10 o incluye números más altos dependiendo del nivel. Añade pequeños premios para el ganador y pequeños “retos” para el perdedor, que incluyan, por ejemplo, que los perdedores cuenten algo en inglés.

 

Y hasta aquí los juegos que he ido recordando de los que he utilizado hasta ahora en mis clases. Seguramente me haya dejado alguno en el tintero, así que no olvidéis volver a Translinked de vez en cuando para ver las nuevas ideas que vamos incluyendo.

Lecciones de inglés – presente simple (I)

Presente simple

Uso:

  • Usamos el presente simple para hablar de situaciones, emociones y deseos permanentes, hechos, así como acciones constantes o que se repiten con regularidad como hábitos y rutinas y para eventos programados

    • Ejemplos:

      • I smoke (hábito)

      • I live in Germany (permanencia)

      • Germany is a European country (hecho)

      • I have a meeting tomorrow (evento programado)

Cómo se forma:

  • Afirmativa:

    • Sujeto + verbo + complementos.

    • El verbo se mantiene como en el infinitivo en todos los casos salvo en la tercera persona del singular que se añade una -s*:

      • I/you/we/you/they + live + in Germany

      • He/she/it looks nice

  • Interrogativa:

    • Auxiliar (do o does) + sujeto + verbo + complementos.

      Para realizar preguntas, se añade el auxiliar do en la mayoría de los casos y does para la tercera persona del singular. En todos los casos, el verbo se mantiene como en el infinitivo:

      • Do I/you/we/you/they sing well?

      • Does he/she/it come today?

  • Negativa:

    • Sujeto + auxiliar (do/does) + not + verbo + complementos

    • Para negar se añade la partícula not detrás del auxiliar, los cuales suelen contraerse en don’t o doesn’t en la lengua hablada o en textos escritos de un registro informal o neutro. En todos los casos, el verbo se mantiene también como en el infinitivo.

      • I/you/we/you/they do not live in Germany

      • I/you/we/you/they don’t live in Germany

      • He/she/it doesn’t come today.

  • El verbo to be (ser o estar) es una excepción y no necesita auxiliar. Se forma de la siguiente manera:

    • Afirmativa:

      • I am Australian

      • You are Australian

      • He/she/it is Australian

      • We are Australian

      • You are Australian

      • They are Australian

  • Interrogativa:

    • Am I

    • Are you

    • Is he/she/it

    • Are we

    • Are you

    • Are they

  • Negativa:

    • I am not Australian / I´m not Australian

    • You are not Australian /You aren’t Australian

    • He/she/it is not Australian / He/she/it isn’t Australian

    • We are not Australian / We aren’t Australian

    • You are not Australian / You aren’t Australian

    • They are not Australian / They aren’t Australian

  • *A la hora de añadir la s en la tercera forma del singular de las oraciones afirmativas existen excepciones.

  • Mientras que en la mayoría de los casos se añade simplemente la s, como en likes, fits o sings, en otros casos se añade -es o -ies.

    • En verbos que terminan en consonante más -y, esta se cambia por -ies.

      • I cry / She cries.

    • En verbos que terminan en -ss, -x, sh, ch o -z se añade -es para facilitar la pronunciación:

      • I pass / he passes

      • You fix / she fixes

Ahora ya tenemos una idea general de cómo formar el presente simple y para qué lo utilizamos. Por supuesto, hay muchas excepciones, pero comenzaremos ciñiéndonos a la regla general para poder empezar a chapurrear inglés 🙂

Ha llegado la hora de poner en práctica lo que acabamos de aprender. Si ves que algo no te ha quedado claro, vuelve a repasar la gramática y continúa haciendo ejercicios hasta que te salgan bien sin ni siquiera pararte a pensar en ello. Lleva tiempo, pero es una forma segura de aprender. Aquí te dejo unos ejercicios para ir empezando:

Ejercicios de gramática

Y no te olvides de echarle un vistazo a otras publicaciones de nuestro blog donde te enseñamos otras formas de aprender idiomas

Ideas para el aula – presentación de un producto

Enseñar inglés comercial (business English) no siempre es tarea fácil, sobre todo si los alumnos no tienen gran interés por la asignatura.

Trabajo como profesora de inglés en una escuela de negocios y por lo tanto el tipo de inglés que enseño gira en torno al mundo de los negocios: correspondencia comercial, entrevistas de trabajo, reuniones, etc. Mis alumnos tienen entre 16 y 20 años y no siempre están motivados para dedicar dos horas seguidas a aprender a comunicarse por carta o correo electrónico con empresas, por lo que tenía que intentar compaginar aspectos más monótonos con técnicas más entretenidas. A continuación voy a enseñaros cómo tratamos la presentación de un producto.

Tema: Presentación de un producto
Nivel: B1-C1
Número de alumnos: entre 8 y 24

(Se puede adaptar a los distintos niveles de diferentes formas. Por ejemplo, poniendo o no subtítulos al corto, con el nivel de exigencia de las presentaciones o adaptando el nivel de las preguntas y por lo tanto del debate)

Comenzamos viendo un corto sobre la presentación de productos. Yo elegí “Business Unusual” realizado por Renaissance Hotels porque me pareció que daría mucho juego dado que el propio vídeo es una campaña publicitaria de dicha cadena de hoteles.

Al terminar, repartí una hoja con preguntas relacionadas en el vídeo que tendrían que responder en parejas o tríos. De esta forma fui dirigiendo la clase hacia un debate en el que los propios alumnos analizarían qué técnicas funcionan y cuáles no a la hora de promocionar un producto o servicio.

En la segunda parte de la clase, llegó el momento en el que pondrían en práctica lo aprendido. Unos días antes había buscado en internet “los peores inventos de la historia” e imprimido fotografías de aquellos que no tenían copyright (más vale prevenir que lamentar). Elegí a dos voluntarios que serían el jurado conmigo. Dividí a la clase en grupos y le di a cada grupo un producto que tendrían que “vender”, además de una hoja donde venía explícito los datos que tendría que tener como mínimo su presentación. La actividad estaba basada en un programa de la televisión alemana que todos conocían bien llamado Die Höhle der Löwen que consiste en que un emprendedor presenta su producto a potenciales inversores intentando que estos inviertan en dicho producto.

Mis dos voluntarios y yo seríamos los inversores mientras que el resto serían los emprendedores.

Gracias al vídeo, ejercicio y debate de la primera parte de la lección, estaban convencidos de que eran capaces de conseguir que invirtiéramos en su producto así que dieron lo mejor de sí mismos. A los dos voluntarios, para que no se aburrieran, les di permiso para que caminaran por el aula analizando el trabajo en equipo de sus compañeros e incluso podían darles consejo si estos estaban perdidos.

Al finalizar, cada grupo presentó su producto mientras que los miembros del jurado analizábamos distintos aspectos del producto en sí pero sobre todo de la presentación. Al finalizar todas las presentaciones, los tres miembros del jurado nos pusimos de acuerdo en cuál había sido la mejor presentación y por qué. Los dos voluntarios dieron el veredicto explicando nuestras razones. Terminamos con un nuevo debate en el que todos juntos comentamos la decisión del jurado, lo que a todos nos había gustado de los “emprendedores” (de forma objetiva), y aquellos aspectos que podríamos mejorar para la siguiente vez.

En esta publicación no os quería saturar con información detallada sobre esta lección, pero si os interesa, podéis poneros en contacto con nosotros o seguir nuestro blog para obtener más ideas o recibir unidades didácticas completas.

Gema

 

Películas para aprender inglés adaptadas a tu nivel

Usar películas para mejorar nuestro conocimiento de una lengua no es algo nuevo, sin embargo, no todas las películas nos van a ayudar a aprender un idioma de la misma manera. Es por eso que debemos seleccionar películas que se adapten a nuestras necesidades personales, basándonos en nivel de la lengua, edad, intereses personales, intereses profesionales, etc.

En este artículo me quiero centrar exclusivamente en tu nivel y más adelante os daremos consejos básandonos en otros aspectos.

 

Nivel principiante: A1/2

Si acabas de empezar a aprender un idioma, puedes permitirte comenzar poniendo los subtítulos en tu lengua materna. Si, en cambio, ya estás en un A2 (ya entiendes algo). Puedes ponerlos en inglés pero empezando por películas muy sencillas o películas que ya te sepas de memoria.
¿A qué me refiero con “películas sencillas”? Estoy hablando de películas que no tratan temas muy específicos sino que tengan un tipo de lenguaje más general. O películas con una cantidad de vocabulario limitada.
Un ejemplo son las películas infantiles como Frozen de Disney, la cual viene con un toque fresco en el lenguaje para que no te quedes obsoleto. Pero si eres más de clásicos, siéntate a disfrutar de Toy Story en inglés o cualquiera de las películas más famosas de Disney. Saberte la historia te ayudará en la comprensión del lenguaje y por lo tanto aprenderás más.

Si no sabes por dónde empezar, te lo voy a poner fácil con esta pequeña lista de películas que te van a ayudar si estás en este nivel:

  • Frozen  (2013) de Jennifer Lee y Chris Buck
  • Toy Story (1996) de John Lasseter
  • La Ruta hacia el Dorado (2000) de Eric Bibo Bergeron y Don Paul
  • Shrek (2001) de Vicky Jenson y Andrew Adamson
  • El Rey León (1994) de Rob Minkoff y Roger Allers

 

Además de documentales, los cuales puedes ver online en páginas donde encontrarás material de dominio público como por ejemplo en Documentary Heaven o en Top Documentary Films. Elige el tema que más te interese para que te mantenga enganchado a la pantalla.

Nivel intermedio B1/2

Ahora ya cuentas con un abanico de opciones mucho más amplio. Simplemente intenta que el vocabulario no sea muy complejo (especializado, por ejemplo) y que la trama no sea muy compleja de seguir. Pero si eres tan fan de Cristopher Nolan como lo soy yo, no te preocupes, aún hay alguna de sus películas que puedes disfrutar con un nivel intermedio de inglés. El mejor ejemplo es El Truco Final (The Prestige), que cuenta con muchos de los aspectos más característicos de este director (como tenernos pegados a la pantalla hasta el mismo final) pero que no requiere un nivel lingüístico tan alto como otras de sus obras

Para los grandes fans de la trilogía de el Señor de los Anillos o la saga de Star Wars, este es vuestro momento de disfrutarlas en versión original y también para aquellos enamorados de las películas de superhéroes (como las que nos ofrece Marvel) que también son una buena opción.

Puedes empezar con:

  • El Truco Final (El Prestigio) (2006) de Cristopher Nolan
  • El Señor de los Anillos (2001) de Peter Jackson
  • Star Wars (1977) de George Lucas
  • Avatar (2009) de James Cameron
  • The Avengers (2012) de Joss Whedon
  • Spider-man (2002) de Sam Raimi
  • El Diario de Noah (2004) de Nick Cassavetes
  • Titanic (1998) de James Cameron
  • Love Actually (2003) de Richard Curtis
  • Los juegos del hambre (2012) de Gary Ross

Nivel avanzado C1/2

Si has llegado hasta este nivel, mi más sincera enhorabuena. Has superado las que probablemente sean las fases más críticas del aprendizaje.  Probablemente puedas mantener conversaciones en inglés sin mayores problemas, puedas ver la televisión y saber qué está pasando. Disfrutas de la lectura en ese idioma. Parece que ya has conseguido llegar al final y sin embargo siempre se puede seguir aprendiendo. Ahora te toca poder ser capaz de manejarte con temas especializados y por eso es hora de pasar a las películas que tratan temas más complejos y concretos donde el lenguaje es muy especializado, o a aquellas más filosóficas en las que el dialogo es lo más importante.

En el caso de las películas con lenguaje especializado y trama no compleja, no podía faltar la obra maestra de Cristopher Nolan Interestelar

Has conseguido un gran nivel de inglés, así que apróvechalo para disfrutar otras películas que requieren ese gran nivel. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Interestelar (2014) de Cristopher Nolan
  • El Efecto Mariposa (2004) de Eric Bress y J. Mackye Gruber
  • Una Mente Maravillosa (2002) de Ron Howard
  • Shutter Island (2010) de Martin Scorsese
  • Nunca me abandones (2010) de Mark Romanek
  • Mr. Nobody (2010) de Jaco Van Dormael
  • Split (2017) de M. Night Shyamalan
  • Origen (2010) de Christopher Nolan

 

 

 

Incluso en el nivel avanzado puedes seguir usando subtítulos si eso te ayuda a no abandonar, pero siempre en inglés.

Iremos actualizando esta publicación e incluyendo otras películas, así que vuelve a pasarte por aquí si te apetece tarde de cine en casa pero no sabes qué película escoger.

Ahora elige la que más te guste y a disfrutar 🙂 y recuerda echar un vistazo a otros posts para descubrir nuevos métodos de aprendizaje.

Gema

Canciones para mejorar nuestro inglés

Tras casi 10 años impartiendo clases de inglés, me he enfrentado a un gran número de dificultades y he tenido la suerte de tener un alumnado muy variado. Esto ha hecho que vaya desarrollando estrategias de enseñanza basada en el tipo de alumno que tengo delante y sus dificultades específicas a la hora de adquirir el lenguaje. Pero si hay algo que tengo más que demostrado es lo útil que resulta el uso de canciones a la hora de mejorar la pronunciación u otros aspectos de una lengua.

Normalmente recomiendo saber más sobre los gustos musicales del estudiante puesto que resultará más sencillo y agradable trabajar con una canción de su gusto. Y como ya he dicho, he tenido alumnos de todo tipo así que he ido tomando canciones de muchos estilos para mis ejercicios. Además, intento que las canciones tengan cierto mensaje o algo que me dé más juego para seguir trabajando con ella a otros niveles. Por ejemplo, uno de mis alumnos es gran fan de U2, así que aproveché este hecho para trabajar su pronunciación con una de las canciones del famoso grupo irlandés y que dejara de lado la a veces difícil de entender pronunciación de los hispano-parlantes que acaban de comenzar a aprender inglés. Elegí la canción Sunday, Bloody Sunday con la que corrigió la pronunciación de “bloody”, entre otras palabras, y además se enganchó a la historia de Irlanda del Norte. Esto nos dio interesantes temas de conversación en clase, y de lectura fuera de los horarios lectivos. Escogí esta canción porque sé lo importante que es involucrar a alguien en la cultura del idioma en el que está estudiando. Con él fue Irlanda del Norte. Con otra alumna fue de la cultura estadounidense de la que se acabó enamorando a través de artistas como Joan Baez.

Esta es una lista de las que he utilizado recientemente y el tipo de ejercicios que he hecho con ellas:

  • Con Sunday, Bloody Sunday de U2 me enfrentaba a un alumno que había empezado hacía pocos meses a estudiar inglés, por lo que me centré en la pronunciación y le expliqué de qué hablaba la canción. Leímos varias veces la canción. Al principio yo decía unas pocas palabras, y él las repetía, así hasta que se aprendió cómo se pronunciaba cada palabra. De deberes le mandé que se aprendiera bien la pronunciación porque el próximo día me la iba a leer. Además le pedí que leyera un poco sobre la historia de esa canción y que me hiciera una redacción sobre el tema. En la siguiente clase corregimos dicha redacción, me leyó la canción con su correcta pronunciación y a continuación iniciamos un debate sobre los hechos narrados en la canción. Mi alumno disfrutó mucho de aquella lección (al igual que yo) y la mejora fue notable.

  • Counting stars de Onerepublic me sirvió para darle un repaso a los tiempos verbales y a su vez machacar la pronunciación. La alumna para la que preparé los ejercicios con esta canción ya tenía un nivel mucho más avanzado, sin embargo, su pronunciación seguía estancada en ciertos aspectos. Me aproveché de la cantidad de rimas que tiene esta canción sin las cuales no sonaría bien para que la alumna llegara a asociar “signs”, “line” o “find” al mismo diptongo. Le preparé el típico ejercicio con huecos en blanco que tendría que rellenar al escuchar la canción (precisamente con las palabras que rimaban entre sí), de esta forma trabajaría la comprensión auditiva, la ortografía y la pronunciación al mismo tiempo. Además, para el día siguiente le pedí que, además de aprendérsela con la pronunciación correcta como siempre pido, que me buscara otra canción de este grupo en la que también hubiera un tipo de rima semejante. Al hacer esto, descubrió un gran número de canciones que le gustaban e hizo que comenzara a escuchar este grupo a diario continuando así con su progreso con el inglés.

  • Con Listening to the Man de George Ezra también trabajé las formas verbales. En este caso mi alumno tenía que cambiar todas las formas verbales: los presentes a sus pasados correspondientes y los futuros a condicional. Es decir, tenía que cambiar el presente simple de “I feel your head resting heavy…” por “I felt your head resting heavy…” La clara pronunciación de George Ezra, las repeticiones en esta canción y el ritmo relativamente lento resultaron de gran ayuda para el estudiante.

  • Tuve un alumno gran fan de las divas norteamericanas con el que un día dimos el tema de las condicionales, así que me salió casi automático prepararle algo con If I were a Boy de Beyoncé. Tras aprender la correcta pronunciación de la letra y tratar más en profundidad construcciones como la famosa “if I were”, le pedí que escribiera su propia versión de la canción. Las condiciones eran que tenía que tener rima y que tenía que tener la construcción “if I were”, pero no hacía falta que dijera “if I were a girl”, por ejemplo, por lo que podía dejar volar su imaginación. El estudiante escribió una canción que se llamaba “if I were a toy” y empezó a contar todo lo que haría si fuera un juguete. Me reí muchísimo con aquel ejercicio y él disfrutó mientras interiorizaba el uso del condicional.

Como ya os podréis imaginar, en casi 10 años me ha dado tiempo a hacer un sinfín de ejercicios con canciones (y por supuesto, otro tipo de ejercicios para mejorar el inglés), así que preguntad sin miedo o compartid con nosotras nuevas ideas que tengáis en la sección de comentarios. Sharing is caring 🙂

Gema