Blog

Hechos y curiosidades sobre la lengua inglesa

  • Es la lengua oficial de más de 50 países.
  • No es el idioma oficial de Estados Unidos puesto que este país no tiene idioma oficial. Sin embargo, se ha iniciado el “English-only movement” por el que más de 30 estados han establecido el inglés como su lengua oficial. Australia tampoco tiene una lengua oficial pero se considera el inglés como su idioma nacional de facto.
  • Lo hablan unas 378 millones de personas (como lengua materna).
  • Lo que lo hace el tercer idioma más hablado del mundo como lengua materna tras el chino (1.296 millones de hablantes) y el español (512 millones de hablantes) y justo por encima del árabe con 313 millones de hablantes de acuerdo con The Ethnologue.
  • Lo componen unas 750.000 palabras
  • El desarrollo de esta lengua desde sus orígenes hasta el día de hoy se divide en 3 fases (aquí puedes encontrar información más detallada):
  • Primera fase (o etapa): el inglés se origina en torno al 450 d.C. en el territorio del actual Reino Unido. Esta lengua nació de las que hablaban las tribus germanas  que invadieron las islas procedentes de lo que hoy en día es el noroeste de Alemania y los Países Bajos e incorporaba elementos de las lenguas celtas que se hablaban en Britania antes de dichas invasiones. A este primer inglés hoy lo llamamos inglés antiguo y duraría hasta alrededor del año 1100.

– En inglés antiguo se escribió entre los años 700 y 750 el poema épico “Beowulf”, la considerada obra cumbre de la épica anglosajona.

– El rey Alfredo fue el gran impulsor del inglés antiguo.

  • Segunda fase: otra gran invasión, la de los normandos, produjo un cambio en la lengua inglesa y el comienzo del llamado inglés medio. Durante este tiempo, el francés dominaba el panorama político y cultural durante tres siglos haciendo que muchas palabras de dicho idioma se incluyeran en el inglés. Además, la dominación del francés provocó que la estandarización del inglés (fomentada por el rey Alfredo) se perdiera y este idioma se fragmentara en muchos dialectos más diferenciados entre sí.
  • Tercera fase: durante el siglo XVI se constituye el inglés moderno. Durante este siglo se vuelve a estandarizar el inglés cuando las necesidades del gobierno y de la administración de la corona inglesa consideraron necesaria la traducción de los documentos oficiales al inglés. Además, el Renacimiento y la reforma religiosa ayudaron a promover la lengua inglesa.

– Pero lo que marcó la mayor diferencia entre el inglés medio y el inglés moderno fue el gran desplazamiento vocálico (Great Vowel Shift) que fue un gran cambio en la pronunciación del idioma, concretamente en cómo se pronuncian las vocales. Duró entre 1200 y 1600 aproximadamente.

– La primera versión de la Biblia en inglés se imprimió en 1526

– En 1755 Samuel Johnson escribió el primer diccionario de la lengua inglesa.

  • Shakespeare inventó una gran cantidad de palabras que se incluyeron en el inglés, de las cuales muchas se utilizan hoy en día.
  • Se calcula que apenas el 50% del léxico del inglés es de origen germánico.
  • El otro 50% proviene de otras lenguas, principalmente del francés y del latín.
  • No existe una gran organización equivalente a la Real Academia Española o a la Académie française que controle la evolución y uso de la lengua inglesa.
  • Existe una gran cantidad de “contrónimos” (palabras antónimas de sí mismas) como las listadas en esta página.
  • La palabra “awful” viene de las palabras “awe” y “full”, es decir, algo que provoca  asombro o admiración. Hoy en día este significado se considera arcaico y dicha palabra significa “horrible, horroroso”.
  • Queueing es la única palabra con cinco vocales seguidas.
  • Uncopyrightable es la palabra más larga que se escribe sin repetir ninguna letra.

 

 

Ideas para el aula – presentación de un producto

Enseñar inglés comercial (business English) no siempre es tarea fácil, sobre todo si los alumnos no tienen gran interés por la asignatura.

Trabajo como profesora de inglés en una escuela de negocios y por lo tanto el tipo de inglés que enseño gira en torno al mundo de los negocios: correspondencia comercial, entrevistas de trabajo, reuniones, etc. Mis alumnos tienen entre 16 y 20 años y no siempre están motivados para dedicar dos horas seguidas a aprender a comunicarse por carta o correo electrónico con empresas, por lo que tenía que intentar compaginar aspectos más monótonos con técnicas más entretenidas. A continuación voy a enseñaros cómo tratamos la presentación de un producto.

Tema: Presentación de un producto
Nivel: B1-C1
Número de alumnos: entre 8 y 24

(Se puede adaptar a los distintos niveles de diferentes formas. Por ejemplo, poniendo o no subtítulos al corto, con el nivel de exigencia de las presentaciones o adaptando el nivel de las preguntas y por lo tanto del debate)

Comenzamos viendo un corto sobre la presentación de productos. Yo elegí “Business Unusual” realizado por Renaissance Hotels porque me pareció que daría mucho juego dado que el propio vídeo es una campaña publicitaria de dicha cadena de hoteles.

Al terminar, repartí una hoja con preguntas relacionadas en el vídeo que tendrían que responder en parejas o tríos. De esta forma fui dirigiendo la clase hacia un debate en el que los propios alumnos analizarían qué técnicas funcionan y cuáles no a la hora de promocionar un producto o servicio.

En la segunda parte de la clase, llegó el momento en el que pondrían en práctica lo aprendido. Unos días antes había buscado en internet “los peores inventos de la historia” e imprimido fotografías de aquellos que no tenían copyright (más vale prevenir que lamentar). Elegí a dos voluntarios que serían el jurado conmigo. Dividí a la clase en grupos y le di a cada grupo un producto que tendrían que “vender”, además de una hoja donde venía explícito los datos que tendría que tener como mínimo su presentación. La actividad estaba basada en un programa de la televisión alemana que todos conocían bien llamado Die Höhle der Löwen que consiste en que un emprendedor presenta su producto a potenciales inversores intentando que estos inviertan en dicho producto.

Mis dos voluntarios y yo seríamos los inversores mientras que el resto serían los emprendedores.

Gracias al vídeo, ejercicio y debate de la primera parte de la lección, estaban convencidos de que eran capaces de conseguir que invirtiéramos en su producto así que dieron lo mejor de sí mismos. A los dos voluntarios, para que no se aburrieran, les di permiso para que caminaran por el aula analizando el trabajo en equipo de sus compañeros e incluso podían darles consejo si estos estaban perdidos.

Al finalizar, cada grupo presentó su producto mientras que los miembros del jurado analizábamos distintos aspectos del producto en sí pero sobre todo de la presentación. Al finalizar todas las presentaciones, los tres miembros del jurado nos pusimos de acuerdo en cuál había sido la mejor presentación y por qué. Los dos voluntarios dieron el veredicto explicando nuestras razones. Terminamos con un nuevo debate en el que todos juntos comentamos la decisión del jurado, lo que a todos nos había gustado de los “emprendedores” (de forma objetiva), y aquellos aspectos que podríamos mejorar para la siguiente vez.

En esta publicación no os quería saturar con información detallada sobre esta lección, pero si os interesa, podéis poneros en contacto con nosotros o seguir nuestro blog para obtener más ideas o recibir unidades didácticas completas.

Gema

 

The Reason Why I Chose this Profession

“Translation is not a matter of words only: it is a matter of making intelligible a whole culture.” Anthony Burguess

I won’t say I wish translation was just about putting a text into another language. If so, I wouldn’t want to be a translator. The beautiful part of this profession is certainly the human factor.

The context goes usually as follows: there is a sender of a message in a specific source language. This sender wants to transmits a message to a receiver but there is not a lingua franca between both of them and, therefore, the message should be translated into another language – the target language – in order for the receiver to understand the message. This is where the translator comes in, acting as mediator in the communicating process by translating the language from the source into the target languages. The job is now done. We move on to the next one.

That’s the theory, a bit dehumanized. However, we – the Translinked team – see it differently.

After having lived in four countries, always in a very international environment, I’ve gathered a great number of anecdotes regarding translation. But I remember one from my exchange year in the Czech Republic.

I was coming back to Brno from Prague, using a night train that I had taken at 11:30pm. Days were warm but nights were cold at that time of the year, so, when I got into the train, I left my bag to my friends’ surveillance and went to the toilet to put on warmer clothe. When I finished, someone knocked on the door persistently. I opened finding a uniformed belly in front of my eyes. I looked up to the face – an angry-looking one – of one of the security agents of the railway company. He started speaking Czech. Back then, my Czech knowledge was, what I used to call, “survival Czech” but, obviously, it was not even enough to “survive” this time, since I couldn’t understand a word of what he said. He didn’t speak English. He tried, but he barely could make a sentence. “Follow me”, he said. I didn’t want to tread on the toes of someone wearing that uniform, so I followed that man carrying only my summer clothes with me.

We were walking from one wagon to the next one (my friends and my belongings were at the very last one) and new agents were joining us in each of them. I had a total of five agents walking before me and other five after me.

The train stopped. “Security problems”, I understood. People started getting nervous. None of the security agents could speak English. In other words, we didn’t’ have a language in which we could communicate. I understood that they asked for my documentation and I tried to explain -using my poor Czech knowledge- that my wallet was in the first wagon (we were already in the tenth one). They couldn’t understand. At the beginning it was a funny anecdote I would tell when coming back to Spain, but at that moment it had already become a torture. The train was still at a standstill and I was tired, nervous and just wanted to get out of there. If only at least one of those 10 people who were holding me could speak Spanish or English!

I took all my Czech knowledge out -lost in every corner of my memory- in order to explain that I was an Erasmus student who was just visiting Prague and was coming back to Brno because I had lessons on the following day. “So why can’t you speak Czech, then?”, one of the agents asked. I’ve just came some weeks ago to this country, give me some more time for that.

My idea of the power of communication and the important role that translation plays was getting stronger than ever while standing there waiting.

“My bag. First wagon. My friends… there. My bag. First wagon, there. My friends”.

No… I hadn’t gone crazy. That was just everything I could say in Czech in order to explain what was going on.

After 30 minutes of adventure (during 20 of them the train didn’t move) I was allowed to go back to the first wagon accompanied only by the first agent. I took my things and I sat down and waited (in a different wagon this time).

If you read this story until the end waiting to know what happened, I am sorry to disappoint you but you’ll never know it. Because I, myself, never knew why I was held. Why they came to the toilet to take me. Why they stopped an international train in the middle of nowhere during 20 minutes due to “security problems” that had to do with me. And why they wouldn’t allow me to find someone who could be my interpreter.

The explanation may be as logic as simple. But I don’t know it.

That simply helped me not getting out of my way: I want to be a translator and interpreter. I want to be that anonym heroin in this kind of situations and in many others. I want to be the one who makes it possible for you to read that wonderful novel. I want to be the person who makes you understand what you are signing. I want to enable you selling your product on the international market. I want to be a support in communication, not between sender and receiver, but between human and human.

¿Por qué tenemos acento extranjero?

Todos conocemos a esa persona que habla con fluidez una segunda lengua desde hace años pero que sigue teniendo el acento de su lengua materna. O quizás tú hables otra lengua pero los hablantes de dicho idioma siguen identificando que no es tu lengua materna. ¿Por qué?

A la hora de tener o no acento extranjero influyen distintos factores como la entonación o la pronunciación de los fonemas(1). En el caso de este último, salvo las personas con algún tipo de trastorno del habla, los hablantes nativos de una lengua son capaces de pronunciar intuitivamente y de forma correcta los fonemas de sus lenguas maternas y sin embargo son incapaces de articular ciertos fonemas de otras lenguas.

aparato-fonador

(Fuente de la imagen)

El aparato fonador (compuesto por el sistema respiratorio, la laringe, las cuerdas vocales y las cavidades bucal y nasal, y el cual podemos ver en la imagen anterior) produce los fonemas gracias a combinar las partes del aparato fonador de distintas formas: abriendo más o menos los labios, situando la lengua en uno u otro lugar, etc.  Cuando un niño aprende a hablar una lengua (o dos, en el caso de los niños bilingües), la forma de articular los fonemas de dicha lengua se automatiza pronunciando cada fonema de manera inconsciente. En cambio, cuando aprendemos una segunda lengua a partir de cierta edad (en torno a los 5 años), contamos con una cantidad determinada de fonemas (los que utiliza nuestra lengua materna) teniendo que aprender el resto. En muchas ocasiones, ni siquiera somos capaces de diferencias un fonema. ¿Sabes las bromas que se hacen con los problemas de los hablantes de chino al pronunciar la r y la l? Pues bien, algo así nos pasa a todos.

El español cuenta con veinticuatro fonemas (cinco vocálicos y diecinueve consonánticos) siendo uno de los idiomas con menos fonemas de Europa, mientras que el inglés tiene un total de 36 (12 vocálicos y 24 consonánticos) que, a pesar de parecer mucho, sigue muy por detrás del lituano con sus 58 fonemas: 12 vocálicos y 47 consonánticos.

Comparación de los fonemas vocálicos en español (primera foto) con el cuadro vocálico del inglés (segunda foto)Gil_07_Vocales

(Fuente de la imagen)

Vowel-chart English

(Fuente de la imagen)

Centrándonos en el caso del inglés y el español (tema que llevo estudiando desde hace años y en el que me siento más cómoda), hay una clara diferencia en la cantidad de fonemas que usa cada idioma. Por lo tanto, un hablante de español que quiera pronunciar la palabra “hello”, por ejemplo, si en su variedad dialectal no existe la h aspirada, lo más probable es que al principio lo pronuncie con el fonema /x/ (la “j” española) y que ni siquiera note la diferencia entre los fonemas /h/ y /x/. Es decir, pronunciará la palabra inglesa hello con acento español.

Los sonidos /b/ y /v/ son fonemas en la lengua inglesa porque diferencian significados ya que no es lo mismo decir Berry (baya) que very (muy), y un hablante inglés realiza y nota esta diferencia con claridad. Por lo tanto, si alguien dice /beri/ de forma aislada, la palabra que el angloparlante va a entender es berry. En cambio, para un español no hay diferencia entre pronunciar /b/ o pronunciar /v/, por lo que no son dos fonemas distintos sino dos formas de pronunciar un solo fonema (es decir, son alófonos de un fonema). Si alguien dice /ventana/ (juntando los labios y soltando el aire de golpe al separarlos al pronunciar el primer sonido; como la “b” de ambición) y otra persona dice /ventana/ (pronunciando la “v” sin juntar del todo los labios, como en había), el hispanoparlante que lo escuche entenderá la palabra ventana en ambas ocasiones. A veces esto puede resultar tan divertido para un angloparlante como lo es para nosotros cuando hablantes de otras lenguas no diferencian entre pero y perro.

Un español, por lo tanto, usará sus 24 fonemas para hablar un idioma que usa 36, así que cada vez que use uno de esos 24 fonemas para pronunciar cualquier de los 12 que no conoce, tendrá acento español.

Entonces, para dejar de tener acento en una lengua extranjera ¿es tan sencillo como aprender los fonemas que no conocíamos? Me temo que no, puesto que los fonemas varían al hablar, dependiendo de, por ejemplo, qué fonemas tiene alrededor.

Ahora quiero que pronuncies la palabra barba de forma aislada.

¿Has notado una diferencia entre la primera “b” y la segunda? La primera, al iniciar frase, la pronunciamos como una “b” oclusiva (como en la palaba ambición, como ya comenté antes) mientras que la segunda es fricativa (como en había). Normalmente pronunciamos una “b” oclusiva cuando esta está aislada o cuando sigue a un fonema bilabial (por ejemplo, el fonema /m/, como podemos ver en la palabra ambición). Mientras que es fricativa en el resto de casos.

Si una persona que esté aprendiendo español pronuncia todas las letras (grafemas) “b” y “v” de una forma concreta, no va a tener mayores problemas para que le entiendan (como vimos con el ejemplo de la palabra ventana), pero tendrá “acento”, puesto que no es la forma “natural” de hablar español.

Lo mismo pasa con otros idiomas. En inglés, en concreto, la “l” también tiene dos alófonos en la versión estándar británica (conocida por sus siglas en inglés como RP). Al inicio de palabra, como en el ejemplo light, o entre dos vocales, como en silly, la “l” es “clara” (como la española) mientras que al final de palabra, como en hill¸ la “l” es “oscura” (muy parecida a la “l” catalana). En otras palabras, si no hacemos esta diferencia al hablar inglés es probable que nos entiendan, pero notarán que tenemos acento. Este tipo de diferencias son tan mínimas, que como nativos de un idioma apenas lo notamos, pero sí que notamos algo “raro” cuando alguien no lo hace correctamente.

Además de los fonemas, también influye la entonación, sin embargo, esta es más variable por lo que no ahondaré en ello en este artículo.

A aquellos que se pregunten si es posible hablar sin acento les puedo decir que pueden, al menos, conseguir que su acento sea casi imperceptible, pero requiere mucho trabajo, tiempo y conocimientos sobre la fonología de la otra lengua. Eso sí, siempre puedes ayudarte de pequeños trucos para conseguirlo. Échale un vistazo a otros artículos de este blog donde damos consejos para aprender idiomas.

Gema

 

(1) Fonema: Unidad fonológica que no puede descomponerse en unidades sucesivas menores y  que es capaz de distinguir significados. La palabra paz está constituida por tres fonemas     ( Diccionario de la Real Academia Española).

Películas para aprender inglés adaptadas a tu nivel

Usar películas para mejorar nuestro conocimiento de una lengua no es algo nuevo, sin embargo, no todas las películas nos van a ayudar a aprender un idioma de la misma manera. Es por eso que debemos seleccionar películas que se adapten a nuestras necesidades personales, basándonos en nivel de la lengua, edad, intereses personales, intereses profesionales, etc.

En este artículo me quiero centrar exclusivamente en tu nivel y más adelante os daremos consejos básandonos en otros aspectos.

 

Nivel principiante: A1/2

Si acabas de empezar a aprender un idioma, puedes permitirte comenzar poniendo los subtítulos en tu lengua materna. Si, en cambio, ya estás en un A2 (ya entiendes algo). Puedes ponerlos en inglés pero empezando por películas muy sencillas o películas que ya te sepas de memoria.
¿A qué me refiero con “películas sencillas”? Estoy hablando de películas que no tratan temas muy específicos sino que tengan un tipo de lenguaje más general. O películas con una cantidad de vocabulario limitada.
Un ejemplo son las películas infantiles como Frozen de Disney, la cual viene con un toque fresco en el lenguaje para que no te quedes obsoleto. Pero si eres más de clásicos, siéntate a disfrutar de Toy Story en inglés o cualquiera de las películas más famosas de Disney. Saberte la historia te ayudará en la comprensión del lenguaje y por lo tanto aprenderás más.

Si no sabes por dónde empezar, te lo voy a poner fácil con esta pequeña lista de películas que te van a ayudar si estás en este nivel:

  • Frozen  (2013) de Jennifer Lee y Chris Buck
  • Toy Story (1996) de John Lasseter
  • La Ruta hacia el Dorado (2000) de Eric Bibo Bergeron y Don Paul
  • Shrek (2001) de Vicky Jenson y Andrew Adamson
  • El Rey León (1994) de Rob Minkoff y Roger Allers

 

Además de documentales, los cuales puedes ver online en páginas donde encontrarás material de dominio público como por ejemplo en Documentary Heaven o en Top Documentary Films. Elige el tema que más te interese para que te mantenga enganchado a la pantalla.

Nivel intermedio B1/2

Ahora ya cuentas con un abanico de opciones mucho más amplio. Simplemente intenta que el vocabulario no sea muy complejo (especializado, por ejemplo) y que la trama no sea muy compleja de seguir. Pero si eres tan fan de Cristopher Nolan como lo soy yo, no te preocupes, aún hay alguna de sus películas que puedes disfrutar con un nivel intermedio de inglés. El mejor ejemplo es El Truco Final (The Prestige), que cuenta con muchos de los aspectos más característicos de este director (como tenernos pegados a la pantalla hasta el mismo final) pero que no requiere un nivel lingüístico tan alto como otras de sus obras

Para los grandes fans de la trilogía de el Señor de los Anillos o la saga de Star Wars, este es vuestro momento de disfrutarlas en versión original y también para aquellos enamorados de las películas de superhéroes (como las que nos ofrece Marvel) que también son una buena opción.

Puedes empezar con:

  • El Truco Final (El Prestigio) (2006) de Cristopher Nolan
  • El Señor de los Anillos (2001) de Peter Jackson
  • Star Wars (1977) de George Lucas
  • Avatar (2009) de James Cameron
  • The Avengers (2012) de Joss Whedon
  • Spider-man (2002) de Sam Raimi
  • El Diario de Noah (2004) de Nick Cassavetes
  • Titanic (1998) de James Cameron
  • Love Actually (2003) de Richard Curtis
  • Los juegos del hambre (2012) de Gary Ross

Nivel avanzado C1/2

Si has llegado hasta este nivel, mi más sincera enhorabuena. Has superado las que probablemente sean las fases más críticas del aprendizaje.  Probablemente puedas mantener conversaciones en inglés sin mayores problemas, puedas ver la televisión y saber qué está pasando. Disfrutas de la lectura en ese idioma. Parece que ya has conseguido llegar al final y sin embargo siempre se puede seguir aprendiendo. Ahora te toca poder ser capaz de manejarte con temas especializados y por eso es hora de pasar a las películas que tratan temas más complejos y concretos donde el lenguaje es muy especializado, o a aquellas más filosóficas en las que el dialogo es lo más importante.

En el caso de las películas con lenguaje especializado y trama no compleja, no podía faltar la obra maestra de Cristopher Nolan Interestelar

Has conseguido un gran nivel de inglés, así que apróvechalo para disfrutar otras películas que requieren ese gran nivel. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Interestelar (2014) de Cristopher Nolan
  • El Efecto Mariposa (2004) de Eric Bress y J. Mackye Gruber
  • Una Mente Maravillosa (2002) de Ron Howard
  • Shutter Island (2010) de Martin Scorsese
  • Nunca me abandones (2010) de Mark Romanek
  • Mr. Nobody (2010) de Jaco Van Dormael
  • Split (2017) de M. Night Shyamalan
  • Origen (2010) de Christopher Nolan

 

 

 

Incluso en el nivel avanzado puedes seguir usando subtítulos si eso te ayuda a no abandonar, pero siempre en inglés.

Iremos actualizando esta publicación e incluyendo otras películas, así que vuelve a pasarte por aquí si te apetece tarde de cine en casa pero no sabes qué película escoger.

Ahora elige la que más te guste y a disfrutar 🙂 y recuerda echar un vistazo a otros posts para descubrir nuevos métodos de aprendizaje.

Gema

Cómo crear hábitos saludables

“Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito” Aristóteles

En Translinked nos hemos propuesto conseguir que este año sí que alcances tus metas. En los artículos anteriores nos centrábamos en el aprendizaje de idiomas. Hoy hablamos de forma más general sobre cómo crear nuevos hábitos, porque ya sabéis lo que dicen: “necesitas motivación solo hasta que has creado un hábito. Tras haberlo conseguido, la rutina se hará cargo del resto”. Y, por supuesto, esto lo podemos aplicar a aprender o mejorar un idioma.

Comencemos por el principio:

  1. Ten un plan

Pero sin dejar volar tu imaginación hasta el final del proceso. Según este estudio de la Universidad de California, mucha gente fracasa porque se centra en visualizar exclusivamente cómo sería su vida tras haber conseguido su objetivo. Es decir, si quieres aprender un idioma no te imagines hablándolo de manera fluida (lo que sería el final del proceso). Céntrate más bien en visualizarte aprendiendo cada día dicho idioma. Así sabrás cómo hacerlo y estarás preparado para esos momentos en los que seguir creando el nuevo hábito se hace más difícil (en tiempos de estrés, por ejemplo).

2. Paciencia y constancia

Lleva más tiempo del que normalmente se cree. De acuerdo con este estudio publicado en el European Journal of Social Psychology, crear un hábito puede prolongarse hasta 254 días desde un mínimo de 18 en algunos casos. No desesperes si parece que aún no lo has conseguido. Sigue para adelante y lo acabarás consiguiendo.

3. Concéntrate en un solo cambio

A veces algo nos hace cambiar el chip y decidimos modificar nuestros hábitos. Demasiados de una sola vez y en poco tiempo. Esto al final nos lleva a abandonar y volvemos al punto inicial. Lo ideal es, por lo tanto, centrarse en un hábito, por pequeño que sea. 

Es preferible crear los hábitos muy poco a poco antes que intentar cambiarlo todo de golpe y no conseguir cambiar nada.

4. Líbrate de la tentación

Diferentes estudios han llegado a la conclusión de que tener nuestra tentación a la vista hace extremadamente difícil poder resistirnos. Si tu objetivo es terminar con un mal hábito (perder demasiado tiempo en las redes sociales, por ejemplo), lo que deberías hacer es apartar dicha tentación de tu vista (en este caso, tu teléfono móvil u ordenador, o bloquear temporalmente las páginas que te roban más tiempo) y mantenerte lo más ocupado posible en algo completamente distinto. Poco a poco dejarás de tener la necesidad de estar constantemente mirando tu smartphone.

5. Ponte pequeñas metas

Para conseguir lo mencionado anteriormente, comienza por alejar esa tentación durante un tiempo determinado (para caer en ello con menor frecuencia de lo habitual) e ir aumentando ese tiempo. Para esto, puede ponerte pequeñas metas e incluso premiándote cada vez que las alcances.

Esto lo puedes hacer también para crear ese hábito que tanto ansías. Si, por ejemplo, quieres acostumbrarte a estudiar inglés todos los días, comienza por una cantidad de tiempo realista que sepas que vas a cumplir y vete aumentándola cada semana. Cada vez que la aumentes, date un capricho (no hace falta que sea un auto-regalo material. Puede ser simplemente darte un tiempo el domingo para ver tu serie preferida con la conciencia tranquila).

6. Búscate aliados

Yo no bebía nada de agua durante días. Bebía, con suerte, dos  vasos de zumo concentrado al día y eso era todo. Mi compañera de piso, que tenía el mismo mal hábito, me convenció para cambiarlo. Nos apoyamos la una a la otra para llegar al objetivo de beber dos litros de agua antes de que terminara el año (quedaban cuatro meses. Hay que tener en cuenta que nunca tuvimos costumbre de beber agua, así que no parecía fácil).

Cuando estábamos juntas en casa, siempre nos preocupábamos de que ambas bebiésemos. Y llevábamos la cuenta de lo que habíamos bebido y nos poníamos metas más pequeñas. Se convirtió en una especie de competición sana que terminó con éxito.  Mi cuerpo se habituó a ello y ahora, dos años más tarde, sigo bebiendo casi inconscientemente en torno a dos litros de agua al día.

7. No desesperes por haberte saltado un día

O un fin de semana. Si hubo un día o incluso varios en los que no trabajaste en tu nuevo hábito, no te preocupes y sigue trabajando en ello. Haberse saltado solo uno o varios días no significa tener que volver a empezar de cero.

 


 

Gema

No, no se te dan mal los idiomas.

Cada vez escuchamos más afirmaciones como “soy un negado con el inglés” o “se me dan mal los idiomas” entre grupos de personas que hablan de viajar, de aprender nuevos idiomas, de los requisitos para obtener un trabajo… ¡Esto se acabó! Y no, no tenemos la “fórmula mágica” para que las personas nazcan sabiendo idiomas, pero sí que tenemos las claves para desmontar el mito. Aquí va nuestro último “empujoncito” del 2017:

1. Nadie es un negado para los idiomas. 

Es verdad que la aptitud de cada uno es un factor importante a la hora de llevar a cabo una tarea. Sin embargo, una persona no está destinada al fracaso desde que nace. Con esfuerzo y actitud se consiguen los objetivos. La edad es otro de los factores que influye, pero no tanto como se cree. El cerebro de los niños tiene mucha más plasticidad para absorber nuevos conocimientos pero el cerebro de los adultos tiene muchas más técnicas y métodos asimilados para hacerlo. ¡Nunca es tarde!

2. ¡Motívate!

La motivación personal, bien por causas externas o internas a la persona, es uno de los factores más relevantes en el aprendizaje de un idioma. No lo decimos nosotras, lo dicen numerosos estudios sobre la adquisición de un segundo idioma así como los manuales para los profesores y teorías de aprendizaje. ¿Te encanta la cultura británica?, ¿quieres ir a vivir a Australia una temporada?, ¿te piden un nivel de inglés para conseguir el trabajo de tus sueños? Seguro que así la predisposición para aprender cualquier lengua es mucho mayor, y la actitud y el esfuerzo dedicado a cumplir los objetivos en el menor tiempo posible también lo serán.

3. Elige unos buenos métodos de aprendizaje.

Los métodos de enseñanza y aprendizaje de un idioma han ido cambiando a lo largo de los años. Actualmente, se da mucha importancia a la enseñanza en contextos reales y en los que el alumno tenga una gran capacidad de interacción oral promovida por el profesor. Sin embargo, hay infinidad de métodos que se adaptan al nivel y necesidades de cada estudiante. Por supuesto, no hace falta ir a una academia para aprender un idioma. También hay métodos autodidactas que, aunque requieren esfuerzo y compromiso con uno mismo, dan muy buenos resultados. No todo es una cuestión académica y formal, como podéis ver en otros de nuestros artículos publicados, hay muchas otras actividades que se pueden realizar para mejorar. Os animamos a releer nuestro post: 8 trucos para aprender idiomas de forma autónoma.

4. Viaja, escucha, lee.

Sí, como lo lees. Lo mejor que puede suceder para aprender un idioma es ir una temporada a algún lugar donde lo hablen. Practicarás, conocerás gente, conocerás una nueva cultura y todo esto mientras tu cerebro va absorbiendo todo el conocimiento sobre el idioma. Tu motivación crecerá ya que la experiencia será positiva y te darás cuenta de que lo aprendido hasta el momento es útil y efectivo. Si no puedes hacer eso (entendemos que es difícil), intenta ir a algún intercambio de idiomas (language exchange), hacer amigos nativos del idioma que estés aprendiendo o participar en foros de intercambio de idiomas. Haz todo lo que puedas para tener el idioma elegido en tu día a día.

A todos estos consejos podéis añadir cualquier otro u otros que os sirvan para comprobar que… ¡nunca es tarde para aprender un idioma nuevo! ¿Os hemos convencido?

Marta

8 trucos para aprender idiomas de forma autónoma

  1. Dedícale tiempo todos los días

Ponte el objetivo de que no pase ni un solo día en el que no hayas practicado o aprendido ese idioma que quieres poder hablar. Habrá días en los que estés muy cansado y no tengas ganas de hacer ejercicios de gramática o aprender listas de vocabulario, pero eso no quiera decir que esos días no avances en tu aprendizaje. Escucha música, lee algo de tu interés (novelas, libros de temas que te interesen, revistas, etc.), ve una película o un capítulo de una serie en el idioma que estás aprendiendo. También puedes quedar con alguien con quien puedas hablar el idioma, como algún amigo o familiar, pero también algún tándem, o acudiendo a alguna quedada grupal para practicar el idioma que estás aprendiendo. La cuestión es tener contacto diario con dicho idioma.

  1. “Etiqueta”

Cuando comencé a aprender alemán, conviví con una húngara que había empapelado la casa etiquetando todo con el nombre (y su correspondiente artículo) de una infinidad de objetos. Me pareció excesivo, pero ahora que me tengo que comunicar solo en alemán, lo agradezco.

Decide qué quieres aprender, y apunta su nombre. Palabras de objetos que utilices en tu día a día o en tu trabajo, por ejemplo. Si trabajas en una oficina, puedes empezar etiquetando palabras como “calendario”, “ordenador”, “teclado”. Cuando te las hayas aprendido, quitas las etiquetas y le pones el nombre a otros objetos.

  1. Apunta vocabulario en lugares visibles

Una variante para aprender vocabulario es tener en una zona muy visible, una lista de palabras que quieras o necesites aprender. Puedes escribirlas a lápiz en una hoja de un bloc pequeño. De esta forma, solo tendrás unas pocas palabras y no te “agobiará”. Las que ya te sepas, las borras y las sustituyes por otras.

  1. Usa las nuevas tecnologías

Hoy en día hay un sinfín de recursos para aprender un idioma, como ya os comentamos aquí. Aprovéchate de esta ventaja para avanzar con mayor facilidad.

  1. Piensa en otro idioma

Cuando estés solo, intenta narrar lo que haces en la lengua que estás estudiando. De esta forma te darás cuenta de lo que aún no sabes decir. Apúntalo y entérate de cómo se dice. De esta forma, irás supliendo poco a poco las carencias que tienes a la hora de comunicarte en el día a día.

  1. Aprende mientras te tomas un descanso viendo tus redes sociales

Usa las redes sociales para aprender ese idioma siguiendo páginas o personas de tu interés que lo usen normalmente. Además, el vocabulario y las expresiones que aprendas de esta forma estará relacionada con algo de tu interés. Esto facilitará que puedas hablar de ello o que puedas leer o ver series, películas, programas, etc. en la lengua que estás aprendiendo. Esto, entre otras cosas, te aportará motivación y por lo tanto te ayudará a seguir mejorando.

  1. Cambia el idioma de tus dispositivos electrónicos

O de tus redes sociales. Tardarás poco en acostumbrarte porque probablemente ya te los conozcas de memoria y así ampliarás tu vocabulario sin esfuerzo.

  1. Busca una motivación y no te permitas olvidarla

Si empezaste a aprender este idioma es porque tenías una razón para ello. Sin embargo, a veces el arduo camino nos hace olvidar cuál era esa razón. Tenla clara (o claras) y si es necesario: apúntala. Cuando te encuentres en un momento de desmotivación, relee la razón o razones por las cuales comenzaste. También puedes grabarte hablando (o intentando hablar) dicho idioma, y cuando hayas perdido la motivación tiempo más tarde, vuelve a ver el vídeo para ver tu progreso. Verás que tu trabajo y constancia da resultado y recuperarás tu motivación.

 

Sé constante siguiendo estas pequeñas pautas y verás cómo acabas consiguiendo tu objetivo. Si conoces algún otro truco, cuéntanoslo. Estaremos encantadas de conocerlo.

Viel Erfolg! 😊

Gema

Translating poetry (Part II)

Translation of the poems

“The Burial of Sir John Moore after Corunna”

and “A Childish Prank” into Spanish

Translating poetry is not an easy task. A translator should be aware of the fact that every single term is essential, as well as other aspects of it like for instance rhythm or rhyme. Obviously, register is also important when translating a text.

It is of great importance that the receiver is able to understand what the poem expresses in a similar way a Source Language native speaker would do. In order to achieve this, I have tried to use the kind of structures found in poetry written in the Target Text (Spanish). Cultural terms have been transferred in order to get the Spanish version reader closer to the topic of the funeral; an example of this is found in the first stanza where funeral note has been translated by the term marcha fúnebre. In order to get the most suitable terms, I have used dictionaries in both languages as well as databases of translations made by human translators.

Focusing on Wolfe’s poem, I had to confront the consonant rhyme present in almost every stanza. As it deals with a mournful topic, tone should be respected in the target language, which results in an added difficulty when trying to preserve the rhyme.

The way in which Hughes’ poem is written saves the trouble of trying to maintain the rhyme. However, it exposes a sensitive topic that should be translated carefully in order to transmit poet’s original idea correctly.

Poetry is, in short, a complex genre when being translated, and a faithful translation is almost impossible to achieve.  However, I have tried to preserve as much as possible from the source text struggling with archaic language, rhyme and tone, among other aspects.

Poems:

 

“The Burial of Sir John Moore after Corunna”

I

Not a drum was heard, not a funeral note,

As his corpse to the rampart we hurried;

Not a soldier discharged his farewell shot

O’er the grave where our hero we buried.

 

II

We buried him darkly at dead of night,

The sods with our bayonets turning;

By the struggling moonbeam’s misty light,

And the lantern dimly burning.

 

III

No useless coffin enclosed his breast,

Nor in sheet nor shroud we wound him;

But he lay like a warrior taking his rest

With his martial cloak around him.

 

IV

Few and short were the prayers we said,

And we spoke not a word of sorrow;

But we steadfastly gaz’d on the face that was dead,

And we bitterly thought of the morrow.

V

We thought, as we hollow’d his narrow bed,

And smooth’d down his lonely pillow,

That the foe and the stranger would tread o’er his head,

And we far away on the billow!

 

VI

Lightly they’ll talk of the spirit that’s gone,

And o’er his cold ashes upbraid him,-

But little he’ll reck, if they let him sleep on

In the grave where a Briton has laid him.

 

VII

But half of our heavy task was done

When the clock struck the hour for retiring;

And we heard the distant and random gun

That the foe was sullenly firing.

 

VIII

Slowly and sadly we laid him down,

From the field of his fame fresh and gory;

We carved not a line, and we raised not a stone-

But we left him alone with his glory!

 

Charles Wolfe, 1811

 

 

El entierro de Sir John Moore tras la batalla de La Coruña

 

I

Ningún tambor ni ninguna marcha fúnebre se escuchó,

Pues con presteza su cuerpo a la muralla elevamos;

Ningún soldado descargó el tiro de despedida

Sobre la tumba donde a nuestro héroe enterramos.

 

II

En la muerte de la noche su entierro fue arcano,

Con nuestras bayonetas la tierra se removía,

A la mística luz de un rayo de luna tenue

Y de la linterna que débilmente ardía.

 

III

En ningún flamante ataúd se hallaba su pecho,

Ni en sábanas o sudarios fue envuelto;

Sino que yace como un guerrero en su lecho;

En su capote militar le hemos cubierto.

 

IV

Escasos y breves fueron los rezos recitados,

Y no expresamos palabra de duelo alguna;

Sino que absortos observamos la cara del que yacía muerto

Y pensamos en el mañana con amargura.

 

 

 

V

Pensábamos, mientras le ahondábamos un lecho angosto

Y le allanábamos una almohada desolada,

Que sería pisoteado por enemigos y extraños,

Cuando nos hallásemos ya en la mar lejana

 

VI

Sin fervor hablarán sobre el espíritu que nos ha dejado,

Y le censurarán sobre sus ya fríos restos;

Mas poco habrá de importarle, si le dejan hallar descanso

En la tumba donde un británico le ha puesto.

 

VII

Pero estando aún incompleta nuestra ardua tarea

Anunció el reloj la hora de retirada,

Y escuchamos la distante y desconocida arma

Que el enemigo hoscamente disparaba.

 

VIII

Despacio y afligidos en el terreno lo posamos

Donde se fraguó su reciente y sangrienta fama;

No cincelamos ninguna oración, ni lápida alguna plantamos,

Sino que solo con su gloria lo abandonamos.

 

Charles Wolfe, 1811

 

 

“A Childish Prank”, from Crow

Man’s and woman’s bodies lay without souls
Dully gaping, foolishly staring, inert
On the flowers of Eden.
God pondered.

The problem was so great, it dragged him asleep.

Crow laughed.

He bit the Worm, God’s only son,
Into two writhing halves.

He stuffed into man the tail half
With the wounded end hanging out.

He stuffed the head half headfirst into woman
And it crept in deeper and up
To peer out through her eyes
Calling it’s tail-half to join up quickly, quickly
Because O it was painful.

Man awoke being dragged across the grass.
Woman awoke to see him coming.
Neither knew what had happened.

God went on sleeping.

Crow went on laughing.”

Ted Hughes, 1970

 

“Una broma infantil”, de Cuervo

Los cuerpos de la mujer y el hombre yacían sin almas,

torpemente bostezando, tontamente mirando, inertes

sobre las flores del Edén.

Dios ponderaba.

 

Grandioso era el problema, que lo arrastraba a dormir.

 

Cuervo reía.

De un mordisco partió al Gusano, hijo único de Dios,

en dos serpenteantes partes.

 

Introdujo en el hombre la parte de la cola

con la zona herida colgando hacia afuera.

 

La mitad delantera la introdujo de cabeza en la mujer

arrastrándose profundamente hacia arriba

para asomarse por los ojos de ella

llamando a su otra mitad a reunirse aprisa, pronto,

porque Oh qué doloroso era

 

El hombre despertó mientras se le arrastraba a través del prado.

La mujer despertó, viéndolo venir.

Ninguno comprendió lo que había sucedido.

Dios siguió durmiendo.

Cuervo siguió riendo.

 

Ted Hughes, 1970

 

Gema

Translating poetry (Part I)

Contextualization:

Traditionally, poetry has been the genre par excellence of the transmission of emotions. However, as it has happened in other genres, poetry has suffered great changes from its beginnings. Nowadays, it is not seen as a genre used exclusively for the feelings transmission but also meant for other purposes like, for example, protest means.

After the end of the domination of authors like James Joyce, T.S. Elliot or Virginia Woolf in the literary world in general of the first half of the twentieth century, a new era was born. Even though these authors were considered as the fathers of experimentation, younger writers went a step further creating a new kind of literature after the WWII.

The second part of the century was a period of extreme experimentation reflected in the avant-gardes­.  These movements were characterized by the innovation, applying new techniques like, for instance, changing the structure or even writing without stops. Authors endeavour to break all the rules and reinvent literature in an attempt to maintain this art alive. This was the moment when postmodernism, structuralism and poststructuralism were born thanks to critics as Julia Kristeva, Saussure, Foucault, Barthes or Derridá, to name just a few. It was also the period of the development of the Theatre of the Absurd, the nouveau roman or the so-called “literature of silence”; the latter term being developed by the Arab-American scholar Ihab Hassan. This critic includes authors like the great Franz Kafka in his work “The Dismemberment of Orpheus: Toward a Postmodern Literature” where he exposes his theories about postmodernism. Some of the authors of the Theatre of the Absurd include Samuel Beckett, Václav Havel and Fernando Arrabal. Furthermore, we find Gérard Bessette, Marguerite Duras, Julio Cortázar and Claude Ollier, among many others, as main representative of the nouveau roman movement in the global literature.

In poetry, one of the greatest changes suffered in the twentieth century was that of the development of the modernism at the beginning of the World War I. This movement was present in most of this century thanks to authors like T.S. Eliot, Yeats and Pound, for instance. However, when their “reign” was almost over, new authors started to introduce novelties in poetry, and tendencies like the concrete poetry first appeared.

Among the most well-known poets of the second half of the twentieth century are Allen Ginsberg, Sylvia Plath, and his husband Ted Hughes. The latter revolutionized poetry with his innovative style in most of his work becoming one of the greatest poets in twentieth century literature in English.

Ted Hughes, whose full name was Edward James Hughes, was a mythology enthusiast since he was very young. He was born in a rural area in Yorkshire in 1930 and served for two years in the Royal Air Force. He then commenced to study in Pembroke College of the University of Cambridge and majored in Anthropology and Archeology. In 1956, he co-founded St. Botolph’s Review, a student-made poetry journal from Cambridge University, where he published the first publication of his poetry.

Ted Hughes reinvented poetry from the inside as we can see in his poem “A Childish Prank”. This poem represents an example of a break with the traditional poetry. The most obvious point of it is the fact that it does not have a rhyme, although this is something that is becoming very common in contemporary poetry. However, Hughes goes a step further by using common language and forgetting about the customary poetic language that could be found, for instance, in Wolfe’s poetry. It uses the kind of language that novelists would utilize in their works. In fact, “A Childish Prank” caused a great shock when it was published because of the grotesque way in which the author uses language. Furthermore, Christian theology is subverted in such a way that this was probably the main reason for that controversy around this poem, together with the rest of the poems published with it.

 “A Childish Prank”, one of the two poems that have been translated in this work, is a poem included in Ted Hughes’ literary work called “Crow: From the Life and Songs of the Crow”, first published in 1970. The latter is a book of poems whose main character is Crow. They use symbols and ideas from mythologies, especially, from the Christian one.  In fact, the main character was not chosen randomly but it was selected intentionally; the idea of using a crow was probably taken from myths and religion, where crows tend to represent evilness and darkness.

 “A Childish Prank” can be considered a poem of a provocative nature because of its topic. As it was mentioned before, it would be contrary to the Christian ideology, destroying the myth of creation. It exposes God -not as the deity being- but as a weak entity who takes a rest after doing a great effort. Moreover, he is not the main character, but a crow. This animal takes on the leading role rebelling against the world and against its own creator. “A Childish Prank” is, in short, a reconstruction of the myth of Creation through violence and power where the topic of sex is clearly included. It is a way of reviving civilization through mythology.

However, Ted Hughes did not only write poems like the mentioned above, but he also wrote plays as, for example, The House of Aries, the Head of Gold or Orpheus, most of which were radio plays. Additionally, Hughes also created some other works in prose, especially essays.

Apart from a writer, Ted Hughes was a translator. Among his most popular translations are Amen by Yehuda Amichai, Phèdre by Jean Racine and Tales from Ovid by Ovid published in 1977, 1997 and 1999 respectively. Moreover, he translated the Spanish author Federico Lorca’s play named Bodas de Sangre (Blood Wedding).

Ted Hughes was, in conclusion, a controversial author and nobody could remain indifferent before his work, which is a good example of the breaking of the trend in the poetry made in the previous centuries. Ted Hughes is one of the representatives of this new literature and remained loyal to it until his death.

At the other end of the spectrum is the 18th and 19th centuries’ poetry which had to struggle against the force of the new-born genre of the 18th century: the novel. This century commenced with the Age of Enlightenment with Gaspar Melchor de Jovellanos or the German author Johann Wolfgang von Goethe as some of the better-known international authors. Outside literature, it was the time of Mozart, Sir Isaac Newton, John Locke or Immanuel Kant, among many others.

Europe gradually moved from this glorious age towards Romanticism where the British author Mary Wollstonecraft’s daughter called Mary Shelley is present, as well as her husband Percy Bysshe Shelly and other compatriots as Samuel Taylor Coleridge or John Keats. Mary Shelley is the main figure of the subgenre of Romanticism called Gothic fiction with her novel Frankestein; or, The Modern Prometheus together with Edgar Allan Poe. The Romantic period was regarded as one of the greatest in literary history and their topics include Nature, as something central, or human relationships. The common features of English Romantic poetry were love for the Middle Age and the supernatural together with the mystical as well as obsession for the worship of Nature. Furthermore, poetry usually took the form of ballads, as is the case of the work Lyrical Ballads by Wordsworth and Colleridge.

In spite of the unquestionable dominance of the novel, poetry was also quite important in the late eighteenth century and beginning of the nineteenth century. William Wordsworth (1770-7850) became very popular in this period as a romantic poet, especially when he got his Lyrical Ballads published in 1798. Robert Burns, Charles Wolfe, Lord Byron and Thomas Moore were other well-known poets of the period. They created a kind of poetry that remained for centuries. Proof comes in the shape of recent translation from texts which were written two centuries ago. An example of this is the poem “The Burial of Sir John Moore at Corunna”, one of the two pieces of poetries discussed about in the present paper.

The author of the mentioned poem was Charles Wolfe (1791-1823) although he was not clearly identified as the author until his death when he was 31. Wolfe was an Irish poet and clergyman who studied in the Trinity College of Dublin and in 1817 Wolfe became a priest in the Church of Ireland. “The Burial of Sir John Moore at Corunna” is his better known work which was written in 1816 and first published in the “Newry Telegraph” in April of 1817 when Charles Wolfe was only 22. It is based on the Peninsular War (in the territory of nowadays Spain and Portugal) which commenced when France, under Napoleon Bonaparte, usurped the Spanish throne in favour of his brother Joseph. Spanish inhabitants started and upraise followed by Britain sending an expeditionary force to Spain. This poem focuses on a particular episode of this war, the Battle of Corunna, when British Lieutenant John Moore was fatally wounded. Wolfe wrote this funeral elegy commemorating Moore’s death and his modest burial at Corunna, Spain.

The mentioned poem was written during the Regency of the future George IV, who rose to the throne since his father was not able to reign.

Concerning literature, Jane Austen was the main figure in that period.  Her most celebrated work, Sense and Sensibility was published in 1811, only six years before Wolfe published his poem.  In 1813, Austen published her second novel Pride and Prejudice, based on a work called First Impression that she wrote when being a teenager. Another well-known female writer, Mary Shelley, published her Gothic novel in 1818. As was already mentioned, this period was a time when novels were popular around the British lands and had a faithful reading public. However, poetry was not forgotten thanks, among other, to the great British poet Lord Byron whose most active period of production was during the decade of 1810s until his death in the beginning of the 1820s. Some of his works published around Wolfe’s poem were “Prometheus”, “Manfred” or “Don Juan”, to name just a few. Lord Byron revived “The Burial of Sir John Moore at Corunna” after Wolfe’s death when he publicly acclaimed this poem.

Though it has been celebrated as a great poem, it was not widely known outside British borders due to the scarcity of translations into other languages.  The reasons why translators did not usually translate this poem could be several: first of all, poetry may be a complicated genre to be translated; and secondly, people commonly did not pay too much attention to this topic. Nevertheless, there was a Russian version in the 19th period that became very popular in this country. It was translated by Ivan Kozlov, a celebrated Russian romantic poet and translator. Apart from this poem, Kozlov also translated another poem from the English language called “Evening Bells” and written by Thomas Moore. This latter translation was his most popular work due to the faithfulness of it.

 “The Burial of Sir John Moore at Corunna” is a poem written by an Irish poet to celebrate the courage of a Scottish Lieutenant: it joins together the different sections in United Kingdom in spite of the famine that was hitting Ireland by the moment the poem was written, without forgetting that the French Wars had just finished in 1815. In other words, this poem exalts British soldiers’ valor in the battlefield, particularly Moore’s one, in spite of the bad times Europe was passing through. In short, it shows sympathy for all those heroes.

Wolfe, as a religious person, considers a proper burial as something crucial, especially when the burial is meant for such an honorable person as Sir John Moore.  Wolfe mourns through this poem Moore’s death and claims that this precarious burial is not worthy of a “hero”, as Wolfe describes the British Lieutenant. Through the lines of it, the poet transmits a feeling of grief, as it were a farewell letter to a beloved friend.

In spite of the precarious burial, this poem claims that Sir John Moore was buried with “glory”. This glory will stay with him forever, symbolizing the eternal rest for someone who has fought for his people.

In conclusion, poetry is a timeless genre which has always been very present in literature. It had orally beginnings but it established itself in the written literature becoming one of the most popular genres. Due to this fact, plenty translations are found in many languages around the world from the most popular languages like English or Spanish, until less known languages from smaller communities. In spite of being such an ancient process, poetry translation is still considered complicated for modern translation.

Translation in general – and the English one in particular – has had to keep up to date in the several changes suffered in poetry from the first translations, until modern works, including the golden ages of poetry with Shakespeare or Wordsworth.

Gema